Estructuras: La zanahoria de Big little lies.

Cuando veo una serie o una película, al igual que cuando leo un libro, no solo me fijo en la historia que se me cuenta. También lo hago en cómo se me cuenta. Imagino que vosotros hacéis lo mismo. No voy a ser yo una especie de bicho raro, ¿verdad?

La estructura, que para mí es algo así como el esqueleto que sustenta la trama, puede ser de muy diversas formas. Desde el “érase una vez” hasta el “me he perdido y no entiendo nada”, hay una gran abanico de posibilidades que resultaría casi imposible de describir, pero este verano he encontrado en algunas series recientes un maravilloso esqueleto que hace que la historia, normalmente muy buena también, no solo se sostenga sino que haga que queramos caminar a su lado sin perdernos detalle.

Antes de continuar, debo aclarar que no hay que engañarse y dejarlo todo en manos de la estructura, aunque hoy estemos hablando de su importancia vital, porque si la historia es mala, por muy bueno que sea lo que la rodea o sustenta, no hay nada que hacer. El lector o el espectador aguantará un poco más que con una estructura normal, pero al final desistirá y abandonará. Sigue leyendo «Estructuras: La zanahoria de Big little lies.»