Reto ‘Aperitivo de libros’

El pasado viernes, desde la cuenta ‘Aperitivo de libros’ me lanzaron un reto. Fue durante la charla que mantuvimos y que podéis ver en su Instagram. Tenía que escribir un microrrelato que incluyera las siguientes palabras: acertijo, arcano, candelabro, camastro, ‘txalaparta’, ‘txakoli’, ‘txapela’, ‘txistorra’ y ‘txoriburu’. Difícil, ¿verdad?

Sigue leyendo «Reto ‘Aperitivo de libros’»

‘Día de colada’

DÍA DE COLADA

Los tres amigos cruzaron presurosos la valla exterior del recinto. Tocaba limpieza y debían darse prisa si querían evitar las horribles esperas que siempre se formaban en el lavadero cercano al camposanto.

—¡Devuélvemela! —pidió uno de los tres. Era el más pequeño y el último en llegar al grupo.

—Ven a por ella —rio el mayor, el que más tiempo llevaba allí. Ese tipo de bromas le encantaban.

—Anda, dásela.

Quien puso paz fue el tercero de los amigos. No era la primera vez que el mayor hacía rabiar al pequeño en día de colada y le quitaba la sábana, lo que era una faena, la verdad. Máxime cuando se es, como ellos, un fantasma a merced del viento.

Copyright © 2020 Verónica García-Peña

Una mitad sin dueño

«Sin el amor, por mucho que a veces este duela, no existiría la vida. Sería solo ceniza y oscuridad. Es el amor el que mueve el mundo, el que eleva al hombre y lo hace libre. Porque no hay nada más hermoso que amar y ser correspondido. Y el desamor, en el fondo, es una parte más. Una pieza más. Por mucho que hiera, es el motor de todo y de todos. Amores piadosos, locos, traicioneros, de una noche o de toda una vida. Amores, en definitiva, que nos hacen humanos.»

© La isla de las musas (2017). Amazon. España. Sigue leyendo «Una mitad sin dueño»

«La niña gorda y otros relatos inquietantes» (Marie Luise Kaschnitz)

Título: La niña gorda y otros relatos inquietantes
Autor: Marie Luise Kaschnitz
Hoja de lata (2015)

Me declaro fan incondicional de Marie Luise Kaschnitz, la gran cuentista alemana de la segunda mitad del siglo XX. Me da pena no haberla descubierto antes, así que os pido que no os la perdáis. No dejéis que se os escape su magnífica pluma porque, a veces, por miedo, desconocimiento o porque creemos, equívocamente, que esto de los cuentos es cosa de niños, nos perdemos joyas.

La niña gorda y otros relatos inquietantes está compuesto por doce relatos absorbentes y, como se asegura en el título, verdaderamente inquietantes. Relatos todos ellos extraordinarios, de gran belleza y gran maestría narrativa, poblados de personajes cuya aparente normalidad esconde infinidad de aristas y claroscuros. Nunca unos personajes tan normales fueron tan complicados. Quizá, como el propio ser humano si lo colocamos debajo de una lupa y lo examinamos al detalle. Porque, decidme, ¿que pasaría si todo lo que pensamos, todo, -bueno, malo o regular- quedara al descubierto? Sigue leyendo ««La niña gorda y otros relatos inquietantes» (Marie Luise Kaschnitz)»

‘Una particular venganza’

UNA PARTICULAR VENGANZA

Desenvainó. Se puso en posición y esperó la primera embestida. Después la segunda y la tercera. La cuarta y la quinta, y todas las que vinieron después, que no fueron pocas, pero no se movió. De él se esperaba lucha y valor, y no pasividad ante la muerte, pero cómo explicar que no hay mayor desagravio que amar al enemigo.

Copyright © 2019 Verónica García-Peña

Sombreado

Desde que abandonó México, cada día pintaba su sombra en la pared con una pequeña tiza blanca que se había traído de allí. Le gustaba observar cómo el negro se invertía y el blanco inundaba su oscuridad. Cuando se cansaba del color cano de la tiza, se movía y su sombra crecía de nuevo. Era como germinar; como existir.

Y pintó y perfeccionó tanto ese especial trazo que una buena mañana, al desplazar su sombra, esta no se movió. No floreció. Se quedó clavada en la pared solo a merced de los nuevos movimientos, torpes aún, de la figura blancuzca que brotaba del muro y le saludaba con curiosidad.

Copyright © 2018 Verónica García-Peña

‘Fin’

FIN

Érase una vez un hombre que no quería morir. Luchó tanto por conseguirlo que se hizo inmortal. Una pena que la muerte no estuviera al tanto.

Copyright © 2018 Texto: Verónica García-Peña

Mil estrellas

Trazó mil estrellas, brillantes, preciosas, para poder formar tu imagen. Al contemplarlas, divisó tus ojos  y sobre el eterno mar las fundió para crear tu cuerpo.

Te amó en silencio como la lluvia ama las flores; en silencio como la armonía ama a las notas musicales. En silencio…

Una mudez que a menudo era la balada de esa pasión furibunda que su alma siente por ti y, otras veces, fuga camino de la locura.

Eras la nota de laúd que surca el tiempo hasta colmar su mente de quimeras. Antes, si nadaba en el mar donde naciste, la luna le daba tu cuerpo y la brisa tu aliento.

Esos hermosos broches que eran tus ojos, verdes, albahaca, empujaron su pluma y le hicieron trazar la mejor de las historias; la más bella y hermosa.

Le dejaste amarte con locura y pasión. Le dejaste entrar sin vacilar en tu mundo apretando entre tus manos su vida, su alma y su mente, y mientras esa fusión se consumía, la luna se apagó y tú, ese ángel con el que la noche en vela abraza al poeta, se fue. Te fuiste.

Hoy tus alas forman un corazón roto, como el suyo cada vez que mira las estrellas y tú no apareces. Estrellas que ora no brillan como antes; estrellas que ora no se funden con el mar.

¡Ah, numen que ayer hablabas al poeta! ¿Dónde estás?

Sigue leyendo «Mil estrellas»