La autopublicación oculta

Yo autopublico. Ya lo sabéis. No me da vergüenza decirlo. Soy de las que creen que una novela no es nada sin lectores y, por eso, si no encuentro una editorial adecuada para mis obras o no quiero, por los motivos que sean, publicar determinados libros con una, lo hago a través de la plataforma Amazon. No hay problema. Bendito invento.

Sin embargo hay escritores a los que sí les da sonrojo, y mucho, admitir o decir oficialmente que se autopublican y, por lo tanto, lo ocultan. Lo hacen gracias a editoriales que por una cantidad de dinero (en este caso no es gratis como en Amazon), publican sus obras de forma que en el apartado edición aparece una empresa y no la tan temida palabra “autopublicación”.

No es que no se pueda averiguar que se trata de una autopublicación ‒no es un secreto de estado‒, solo hay que entrar en las páginas oficiales de esas empresas y echar un vistazo a sus políticas, pero ¿creéis que los lectores entran en ellas? No, ¿verdad? Y ahí es donde veo cierto engaño. Sigue leyendo «La autopublicación oculta»