Figuras literarias V

Ya conocéis la importancia de las figuras literarias o figuras retóricas en los textos que escribimos, tanto si estos son puramente literarios como si son de otra clase. Es una manera especial de emplear las palabras y que otorga una mayor belleza, expresividad y originalidad a los diferente escritos.

En anteriores entregas de esta sección, con la que quiero que aprendamos lo máximo posible sobre estas figuras, hemos hablado ya de ocho: metáfora, hipérbaton, onomatopeya, hipérbole, pleonasmo, personificación o prosopopeya, antítesis y aliteración. Hoy vamos a explicar la anáfora.

Sigue leyendo «Figuras literarias V»

Figuras literarias IV

Sé que disfrutáis mucho con esta sección porque es una forma estupenda de mejorar nuestra forma de escribir y aprender nuevas formas de expresarnos. En anteriores entregas, hablamos de la metáfora, la onomatopeya, la personificación o la antítesis entre otras figuras literarias. Hoy vamos a explicar la aliteración. Solo una figura porque tiene cierta complejidad y es mejor explicarla bien y con detalle.

Sigue leyendo «Figuras literarias IV»

El jardín del sur cumple 9 años

Estoy muy feliz porque ayer, 23 de febrero, El jardín del sur cumplió nueve años. ¡Nueve! Nueve años desde que decidí crear un portal literario para compartir mis experiencias en el mundo de las letras, cómo enfrentarnos a los problemas que surgen en él o cómo ser mejor escritor y también mejor lector. Nueve años de críticas literarias (hay más de 230), de rescate de palabras, consejos y experiencias para mejorar nuestro lenguaje, de ejercicios de imaginación, de vivencias, etc. Espero que lo hecho hasta ahora os haya servido y continúe haciéndolo. Yo prometo hacerlo crecer.

Cuando empecé, el primer mes solo tuve 17 visitas, hoy superan las 4600. Eramos tres seguidores, hoy superamos los 3000. Eso es gracias a ti, que estás al otro lado, a todos vosotros, apoyando cada uno de mis nuevas entradas; cada reseña, escrito, nueva sección. Gracias.

Os dejo aquí la primera entrada que escribí entonces que era y es, simplemente, una declaración de intenciones.