Estafas en concursos literarios (Segunda parte)

En la entrada de la semana pasada os hablé de dos tipos de estafa que pueden darse en los concursos literarios y sobre las que hay que mantenerse alerta para no caer en las garras de falsas editoriales y gente sin escrúpulos. Esta semana, como os anuncié, concluiremos este tema tratando otros dos tipos de engaño. Son lo que yo he llamado antologías cooperativas no anunciadas y concursos fantasma.

Al igual que ocurría con las estafas explicadas la semana pasada, para que se den solo es necesario un concurso literario como gancho, un escritor incauto y algún personaje inmoral que quiere ganar dinero sin hacer nada.

A continuación paso a explicaros en qué consiste cada una de ellas.

1)      Antologías cooperativas no anunciadas.

Este tipo de estafa se suele dar en concursos literarios en los que la obra a presentar son cuentos, relatos o microrrealtos y el modus operandi es similar a los explicados en la entrada anterior. Una editorial organiza un concurso, pero en las bases se le olvida mencionar que con las obras presentadas hará una antología. Eso lo reserva para después de hecho público el fallo.

Coges tu obra y participas. Resultas ganador o no, y entonces, recibirás un mensaje en el que, por primera vez, oirás hablar de una antología conjunta de todas las obras. Claro que para poder hacer la antología, debido a “(…) la altísima calidad de los cuentos ganadores (…) y (…) a la coyuntura actual del mercado literario (…)”, la editorial necesita de la aportación económica de los ganadores. El resultado, ya veis que siempre es el mismo. Todo se reduce a dinero. Si pagas, publicas. Si no pagas, no publicas.

Si finalmente se publica la antología, el producto de gran calidad que prometían suele convertirse en una especie de collage poco revisado y mal maquetado. Es decir, una antología en la que la editorial se ha gastado muy poco dinero. Por lo que cabe preguntarse: ¿qué ha hecho con lo aportado por los participantes? Creo que no es necesario responder.

Y también puede ocurrir que pagues y no publiques. Un ejemplo de esto sucedió en el año 2006 y lleno las portadas de los medios de comunicación. Un hombre fue detenido por recibir pagos para publicar unos relatos mediante una antología, tras la convocatoria de un concurso literario, que nunca llegaron a la imprenta. Este engaño afectó a más de 9.100 personas reportando al estafador unos beneficios de más de 160.000 euros.

2)      Concursos fantasma

Este tipo de estafa no es tan común, pero existe. De todos los fraudes explicados, puede resultar la más difícil de entender porque a diferencia de las anteriores, no hay dinero de por medio. Por eso, también es la más difícil de denunciar.

Una editorial organiza un certamen que publicita a bombo y platillo, y tras el periodo de presentación de obras y el anuncio del fallo, la editorial se pone en contacto con los premiados para felicitarles y comenzar su andadura juntos. El ganador o ganadores recibirán mensajes llenos de parabienes tipo: “(…) te damos nuestras felicitaciones, tu obra ha resultado ganadora de (…). En los próximos días volveremos a contactarte para informarte de todos los detalles con respecto a la edición de tu libro (…)”.

Todo parece normal, pero tras un último mensaje en el que se te dirá que “(…) aprovechamos la ocasión para comunicarte que en los próximos días te haremos llegar el contrato de edición (…)”, la editorial no volverá a dar señales de vida y, poco a poco, irá desapareciendo de la faz de la tierra (dará de bajas los teléfonos, irá eliminando sus cuentas en redes sociales, etc.). ¿Por qué?

Por una estafa anterior, normalmente económica, por la que la editorial tiene que desparecer. Mientras lo hace, para no levantar sospechas, organiza concursos o lo que haga falta. Otra razón por la que puede organizar estos concursos fantasma es para aparentar normalidad cuando, en realidad, ha quebrado (da igual los motivos de la quiebra). Así, sus proveedores, distribuidores, clientes, etc. están más tranquilos y no molestan. Normalmente, solo cuando los responsables de la editorial han sido amenazados con la toma por parte de los afectados en el concurso fantasma de medidas legales, puedes recibir una nueva comunicación de ellos en la que se te dirá algo tipo: “Estimado autor, lamentamos la incomunicación de los últimos meses. (…) Era nuestra intención cumplir con lo pactado en nuestro certamen literario. Lamentablemente, y tras apurar todas las opciones, la editorial ha cesado en su actividad. (…)  Agradecemos tu comprensión, y te pedimos nuevamente disculpas (…)”.

Como os decía, este engaño es el más difícil de demostrar, ya que no suele haber un contrato firmado ni dinero de por medio. Sería más bien una estafa moral, pero no económica.

Después de explicaros los principales tipos de estafa relacionadas con los concursos literarios, os diré que yo sigo participando en ellos porque considero que la mayoría están hechos desde la honestidad. Lo importante es siempre no dejarse cegar por promesas vacías. Hay que ser realista. Mi principal consejo es que si te piden dinero, huyas.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.